Tratamiento de la alergia

Tratamiento de la alergia

En las farmacias podemos encontrar algunas especialidades EFP (Especialidad Farmacéutica Publicitaria), que no requieren receta médica, con forma farmacéutica de comprimidos o spray nasales (éstos sólo pueden utilizarse unos días) que tienen como principio activo un tipo de antihistamínicos que mitigan las molestias y no tienen un grado significativo de interacciones, precaucaciones, contraindicaciones o efectos secundarios.

Evidentemente esta solución es sólo para los casos leves de afectación ocular o nasal. Lo mejor, como siempre, es la visita al centro de salud para que el profesional determine el tipo y grado de alergia y la medicación adecuada. Tras el fracaso de estas medidas puede derivarnos al especialista alergólogo para realizarnos las pruebas para determinar el o los alérgenos a los que somos sensibles.

Antes de iniciar cualquier tratamiento ante un caso medio y severo de alergia, hay que hacer una exploración y un estudio detallado, buscando alérgenos desencadenantes tanto domésticos como ambientales o laborales. Antes de que nos hagan cualquier tipo de prueba de alergia (prink test) o análisis sanguíneo (eosinófilos en sangre) lo lógico es que el médico inicie el tratamiento.

Nos dirá que evitemos la exposición en la medida de lo posible y nos recetará fármacos para mitigar la sintomatología que nos ha llevado a su consulta. Los medicamentos más adecuados (siempre bajo prescripción facultativa)

Para el tratamiento de la rinitis alérgica son por un lado los antihistamínicos sistémicos (los de nueva generación no provocan tanta somnolencia) que controlarán la picazón, estornudos, lagrimeo, rinorrea y algunos corticoides tópicos intranasales en forma de nebulizador para reducir la inflamación y obstrucción nasal. Con este arsenal terapéutico lograremos mitigar en gran parte todas las molestias.

Pero el único tratamiento curativo es la inmunoterapia. Consiste en la administración (hay disponibles diferentes vías: nasal, sublingual y subcutánea) a dosis crecientes y a intervalos regulares del alérgeno que ha dado positivo en las pruebas de diagnóstico realizadas. De esta manera se consigue la tolerancia inmunitaria (el tratamiento es largo en el tiempo, de 3 a 5 años, pero plenamente efectivo).

Deja un comentario

Anuncios google
 
Niveles ambientales de pólenes Página del Comité de Aerobiología
Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)
GEMA Guía Española para el Manejo del Asma
Alergia a abejas y avispas (himenópteros) Página del Comité de Alergia a Himenópteros
Productos para las alergias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies