Las picaduras de insectos son más frecuentes durante la época estival

El riesgo de alergia a picaduras de insectos aumenta en verano

El riesgo de alergia a picaduras de insectos aumenta en veranoLas picaduras de abejas y avispas son más frecuentes durante la época estival que es la estación que aumenta la actividad de determinados insectos como avispas, abejas, moscas o mosquitos y es, por tanto, cuando más riesgo de sufrir picaduras existe.

Por ello, la asociación SEICAP ha aconsejado tomar precauciones, sobre todo si ya han sufrido una primera picadura, ya que las reacciones alérgicas suelen aparecer en la segunda picada.

De hecho, en la primera picadura puede quedar sensibilizado al veneno y sólo sufrir una hinchazón local de la zona, pero si ya ha desarrollado alergia, la segunda vez que sufra una picadura puede tener, en pocos minutos, una reacción sistémica o anafiláctica con síntomas de ahogo, picazón generalizado en todo el cuerpo, taquicardia, bajada de tensión arterial, mareo y peligro de muerte.

Evitar que se absorba el veneno con rapidez.

El remedio habitual contra el ataque de las avispas es aplicar frío en la zona  para evitar que se absorba el veneno con rapidez, es conveniente desprender el aguijón con una aguja o unas pinzas, evitando presionar para que no se extienda el veneno, y si fuera necesario, recurrir a un antihistamínico. También se puede practicar un torniquete si la picadura se ha producido en un brazo o pierna. En el caso de no tener antecedentes de alergia, sufra una picadura de insecto y empiece a sufrir síntomas graves, más allá de la hinchazón local, es recomendable acudir de inmediato al servicio de urgencias más cercano que le derivará al Servicio de Alergia Pediátrica

Para aquellos pacientes que ya han sido diagnosticados de ser alérgicos al veneno de avispas o abejas, el tratamiento es “muy efectivo”,  la persona se convierte en alérgica una vez que ya ha sufrido una de las picaduras, y que por tanto, hay pocas probabilidades de sufrir reacciones violentas durante el primer ataque, ya que después de la primera agresión, el paciente se sensibiliza al veneno sin darse cuenta. Pese a todo, el único tratamiento que resulta eficaz frente a las reacciones graves es la aplicación de vacunas, que tienen una eficacia inmune superior al 98% y al menos una duración de cinco años.  Los alergólogos instruyen como inyectarse adrenalina mediante un autoinyector que siempre deben llevar consigo para casos de reacción.

Aunque no son tan frecuentes como las de avispa o abeja, en verano también se pueden desarrollar alergias a las picaduras de otros insectos como las cucarachas, los mosquitos, las hormigas o las pulgas. Las reacciones a las picaduras de mosquitos suelen ser molestas y en algunos casos espectaculares, pero no son peligrosas para la vida. En cualquier caso, se aconseja el uso de insecticidas, repelentes para la piel cuando se está en el exterior y, en caso de picadura, el uso de alguna crema de tipo corticoide y antihistamínico para los picores.

 

 

Deja un comentario

Anuncios google
 
Niveles ambientales de pólenes Página del Comité de Aerobiología
Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)
GEMA Guía Española para el Manejo del Asma
Alergia a abejas y avispas (himenópteros) Página del Comité de Alergia a Himenópteros
Productos para las alergias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies