Archivo de la categoría ‘Alergias’

El calendario desbordado por la alergia

 Si bien la mayor concentración de polen se da en primavera, hay plantas que polinizan durante todo el año

Calendario-alergia

 

Un 10 por ciento de las personas alérgicas lo son a un polen. El resto de los más de ocho millones de españoles que sufren toses, estornudos, lagrimeo e incluso asma se lo ‘deben’ a más de una planta, lo que genera que a lo largo de todo el año se puedan escuchar los estornudos, obstrucción nasal, respiración bucal, rinorrea, picor de nariz, enrojecimiento de los ojos o hinchazón de párpados, sin que la gripe o el resfriado sean los responsables de estos síntomas.

“Las arizónicas [de la familia de las crupesáceas] polinizan en los meses que van de diciembre a marzo; luego viene el plátano de sombra, que lo hace en marzo-abril; las gramíneas, que son de abril, mayo o junio; el olivo, que en el centro de la Península poliniza en mayo o junio…”, enumera la doctora Fernández-Rivas con precisión botánica.

En el sur, esas fechas se pueden adelantar entre 15 días o tres semanas; al norte, la lluvia y la humedad retrasan otros tantos días la polinización. El calendario desbordado por la alergia. “En Levante, además, tienen algunas malezas que polinizan todo el año, como la parietaria…

Así que hay pacientes que, en función del polen al que sean alérgicos, pueden ir enganchando ‘temporadas’ de alergia durante todo el año”.

 

Logran controlar reacciones alérgicas a medicamentos quimioterápicos en pacientes oncológicos

El servicio de Alergología, en colaboración con el de Oncología, Farmacia y la Unidad de Cuidados Intensivos, del Complejo Hospitalario de Toledo, ha conseguido controlar las reacciones alérgicas que producen los fármacos utilizados en la quimioterapia en algunos pacientes oncológicos, gracias a los protocolos de desensibilización puestos en marcha en el centro.

TAC - Tomografía El programa se puso en marcha en el centro sanitario hace dos años, y desde entonces el 90 por ciento de los pacientes han superado con éxito las reacciones adversas a estos medicamentos.

El jefe de servicio de Alergología, explica que los fármacos quimioterápicos constituyen actualmente un pilar fundamental en el tratamiento de las neoplasias. Sin embargo, uno de los problemas clínicos que aparece en la práctica diaria y que limita frecuentemente la administración de estos tratamientos en algunos pacientes son las reacciones alérgicas que producen dichos medicamentos. Algunas de estas reacciones pueden ser manejadas con las medidas habituales, pero en ocasiones su aparición obliga a suspender el tratamiento. Hasta hace poco tiempo la retirada del fármaco causante de las reacciones era la única alternativa disponible.

Dicho fármaco a veces era reemplazado por otro que, si bien en algunos casos podía considerarse de eficacia similar, no lo era así en muchos otros. Como ejemplo, el de pacientes con tumor germinal al que no se les puede administrar cisplatino, sus probabilidades de curación disminuirían en más de un 50 por ciento, o mujeres con una recaída de un cáncer de ovario que presentan reacciones de hipersensibilidad con el carboplatino.

Con el objetivo de poder administrar un tratamiento beneficioso para el paciente y de contrastada superioridad sobre otros cuando existen estos contratiempos, varios grupos de trabajo han desarrollado protocolos de desensibilización. Los datos publicados permiten afirmar que ésta es posible realizarla en la mayoría de los casos con éxito sin poner en riesgo la vida del paciente.

Para la puesta en marcha de este programa en el centro sanitario de Toledo un grupo multidisciplinar de profesionales, de los Servicios de Alergología, UCI, Oncología y Farmacia han elaborado un protocolo consensuado para el abordaje de estos casos.

El tratamiento, que es personalizado para cada enfermo, consiste en la administración progresiva del fármaco a lo largo de seis horas, de manera que se comienza con una dosis muy pequeña del fármaco al que se ha mostrado una reacción alérgica hasta alcanzar la dosis terapéutica. Este proceso, supervisado por el especialista de Alergología, inicialmente se lleva a cabo en la UCI por motivos seguridad, al poder producirse reacciones alérgicas, y, posteriormente, se desarrolla en el Hospital de Día Oncológico del Hospital Virgen de la Salud.

No obstante, la tolerancia al medicamento al que se ha desensiblizado es temporal, por lo que si el paciente requiere continuar con los ciclos necesita realizarse la desensibilización en cada uno de ellos, completando así el tratamiento que oncológicamente sea más adecuado para su enfermedad.

 

Vitamina D y alergias alimentarias en los bebes

La falta de vitamina D aumenta el riesgo de alergias alimentarias en los bebes

Vitamina DLa vitamina D es un factor importante para prevenir las alergias a los alimentos en los primeros años de vida. La falta de ella en el organismo de los niños aumenta las probabilidades de que éstos padezcan reacciones alérgicas a múltiples alimentos, según un estudio divulgado por el Instituto de Investigación Infantil Murdoch de Australia. Sin embargo los investigadores determinaron que no existía una conexión entre la falta de la vitamina D y el eccema.

Los científicos hallaron que los niños con una insuficiencia de vitamina D tenían tres veces más de probabilidades de sufrir alergias a los alimentos.
La relación entre la vitamina D y las alergias a los alimentos solo se daba en los menores cuyos padres habían nacido en Australia y no en aquellos menores con progenitores nacidos en el extranjero, lo que puede estar vinculado al color de piel, factores genéticos o medioambientales.

El  estudio se efectúo mediante un análisis de sangre a las madres y del cordón umbilical de los recién nacidos, y  elaboración de cuestionarios, los expertos valoraron el índice de alergias alimentarias durante los primeros dos años de los bebés. Fue así que concluyeron que cuando las mamás tenían un nivel bajo de vitamina D en la sangre, era menos habitual que sus hijos desarrollaran alergias alimentarias, y al contrario el fenómeno obraba de la misma forma, pues frente a un mayor nivel de vitamina D en la sangre, se registraba un mayor desarrollo de alergias alimentarias en niños.

Lo correcto es mantener un equilibrio en el sistema biológico,  ya que un exceso de vitamina D en la madre igualmente podría estar relacionado con el aumento de alergias a los alimentos.

La vitamina D se puede obtener de dos maneras: Mediante la toma de alimentos que contengan esta vitamina, por ejemplo: la leche, pescado de agua salada,  hígado, o yemas de huevo. Igualmente la vitamina D se produce naturalmente en el cuerpo después de exponerse a la luz del sol UV.

 

Menos alergias viviendo en el campo

Los adolescentes que viven en las ciudades son más propensos a alergias que las personas que viven o tienen más familiaridad en el campo.

Así lo ha demostrado un grupo de investigación finlandés en un estudio con adolescentes. La explicación residiría en que estas personas están en contacto con una mayor biodiversidad de microorganismos beneficiosos que protegen al cuerpo de enfermedades autoinmunes.

Los adolescentes que viven en las ciudades son más propensos a alergias que las personas que viven o tienen más familiaridad en el campo.Los investigadores estudiaron a un grupo de 118 adolescentes,  algunos vivían en granjas aisladas y otros en grandes ciudades. Entre los factores que se controlaron estaban si existían fumadores en la familia o si vivían con mascotas en el hogar, y averiguaron a qué tipo de alérgenos eran sensibles los sujetos de estudio, con el fin de deducir la correlación existente entre las bacterias beneficiosas para la salud y los alérgenos impulsores. Los científicos recogieron una muestra de microorganismos del antebrazo de todos los participantes, que además fueron sometidos a pruebas de alergia. También se realizó un censo de todas las especies de plantas presentes en los alrededores de sus casas.

Los resultados indicaron que, cuanto mayor era la biodiversidad y la superficie de bosque o de tierra de cultivo en la cercanía de las viviendas de los jóvenes, menor era la prevalencia de alergias. Esta relación se explica porque en estas zonas también es mayor la diversidad de microorganismos, muchos de ellos beneficiosos para nosotros. En resumen, los científicos encontraron que los jóvenes de áreas rurales tenían mayor cantidad de un grupo de bacterias llamadas gammaproteobacterias que podrían ser las responsables de inmunizar al organismo frente a los factores causantes de alergias.

 

Alergias

Alergias, Síntomas, Diagnósticos, Tratamientos, Tipos de alergia, Causas, Consejos, Remedios…

Una alergia es una sensibilidad anormal a una sustancia que produce una reacción adversa que desencadena en el organismo una respuesta inmunitaria, esta se produce porque el sistema inmunitario no reconoce la sustancia causante de la alergia (también llamada antígeno). La respuesta inmunitaria nos remite a una función del sistema de defensa natural del organismo.


Es importante conocer la diferencia entre una alergia y una intolerancia o una sensibilidad química, ya que el  tratamiento suele ser radicalmente distinto. La diferencia entre estas dos categorías puede parecer leve, pero no lo es. Si usted es alérgico y no lo sabe, quizá siga todos los tratamientos aplicables a las intolerancias y sensibilidad química; y aunque mejore, incluso notablemente, seguirá siendo tan alérgico como al principio. Aunque haya reforzado la zona que suele verse afectada por la reacción, eso no le hace menos alérgico, aunque sí menos propenso a una reacción en esa zona. Las personas alérgicas o atópicas suelen observar que, con el tiempo, aumentan las zonas de su cuerpo que son propensas a la reacción.

Diagnóstico
El diagnóstico lo realiza exclusivamente el médico y se basa principalmente en los siguientes medios: interrogatorio (sobre síntomas, costumbres, alimentación, medicación, hábitat familiar y laboral), exploración y realización de las pruebas que determine.

Anamnesis o Historia Clínica:
En la mayor parte de los casos existe una correlación directa entre los síntomas y la exposición ambiental a los pólenes.

Frotis nasal o bucofaríngeo:
Se obtiene una muestra de exudado (nasal o bucofaríngeo) y, ya en el laboratorio y mediante la tinción con distintas técnicas, se identifican las células epiteliales, hemáticas (neutrófilos, mastocitos, linfocitos, basófilos y eosinófilos) y otros posibles elementos que pueden aparecer como pólenes, bacterias y esporas micóticas. Este tipo de pruebas es muy determinante y tiene como importante factor añadido la rapidez y el bajo coste económico de la prueba.

Exámen Sanguineo:
En los exámenes de sangre se analiza la determinación de unas inmunoglobulinas, en especial IgE (inmunoglobulina específica), teniendo esta prueba una importancia similar a las pruebas dérmicas que también se realizan. Tiene como ventaja añadida que una sola muestra permite la realización de varias pruebas, emplean menos tiempo que las pruebas cutáneas y es un método objetivo de análisis plenamente automatizado, por lo que no influye la subjetividad del clínico. Cuando no se puede recurrir a las pruebas dérmicas (por lesiones de piel, tratarse de niños o en caso de riesgo de shock) es la prueba más idónea.

Un nivel muy alto de estos anticuerpos frente a alérgenos en la sangre mostrará la existencia de reacción alérgica. En cualquier caso, siempre hay que tener en cuenta que tanto esta prueba como los exámenes de piel pueden dar falsos positivos o negativos, por lo que el facultativo (con todos los datos y pruebas) valorará todos los aspectos para determinar un certero diagnóstico.

Diagnóstico alergias

Exámenes de la piel:
Este tipo de pruebas (hay varias) es de una elevada seguridad y obtiene, mediante el contacto de la piel del paciente con una solución que contiene distintos alergenos, la posible reacción de los anticuerpos IgE frente a esa posible agresión. El especialista alergólogo dispone en la actualidad de una serie de alergenos, producidos por laboratorios especializados, que le permitirán detectar y determinar de forma rápida y eficaz el origen y diagnóstico de la enfermedad alérgica.
Utilizando esas soluciones de alérgenos purificados, los pondrá en contacto con la piel (epidermis o en la dermis) a través de microinyecciones subcutáneas o con leves arañazos practicados con una lanceta (escarificación). Si se manifiesta una reacción alérgica, en unos 10 ó 15 minutos, será simplemente un habón o pequeño enrojecimiento. De la historia clínica del paciente y el interrogatorio efectuado, dependerá el tipo de alérgenos seleccionado por el especialista aunque, generalmente, se emplean ácaros, pólenes, animales (pelos, plumas, etc.) y hongos.

Se realizan también, aunque menos frecuentemente, distintos tipos de pruebas complementarias: las pruebas funcionales respiratorias si se padece de asma, las pruebas de provocación específica con alergeno (conjuntival, nasal o bronquial), rinomanometría (una prueba de función nasal), examen radiológico y más rara vez incluso biopsia.

Una vez determinados los alérgenos causantes de la alergia llega el momento de la elección e instauración del tratamiento específico por parte del profesional sanitario. La elección será tratar la sintomatología (con antihistamínicos y/o cortisonas) o bien iniciar una terapia de desensibilización específica (inmunoterapia) con aplicación subcutánea, intranasal o intrabucal de una vacuna que conseguirá un máximo beneficio como preventivo de nuestra alergia.

La cesárea podría aumentar el riesgo de asma y alergias en el bebé

Los niños nacidos por cesárea están en mayor riesgo de asma

El nacimiento por cesárea  actualmente es el procedimiento quirúrgico más habitual en las mujeres en edad reproductiva. Hasta hace poco, no se habían estudiado las consecuencias a largo plazo de esta manera de nacer. Sin embargo, cada vez hay más estudios que relacionan el nacer por cesárea a tener un mayor riesgo de  desarrollar  asma y alergias  a lo largo de la vida, comparados con aquellos que nacen por vía vaginal.

Los  estudios sugieren que el aumento en el riesgo de asma entre los niños nacidos por cesárea podría deberse al momento de “sensibilización primaria” del sistema inmunitario porque la cesárea retrasa la exposición del bebé a los microbios. Además dejan ver que cuanto menor es el número de bacterias que viven en nuestros intestinos durante la infancia, mayor es el riesgo de sufrir alergias al hacernos adultos. Eso implica que los bebés que nacen por parto natural, y que por lo tanto están expuestos a las bacterias del recto materno, tienen menor riesgo de padecer asma y alergias que los que nacen por cesárea

La cesárea podría aumentar el riesgo de asma y alergias en el bebé

En resuumen, estar en contacto con un amplio número de bacterias diferentes en los primeros meses de vida, cuando el sistema inmune se está desarrollando y aprendiendo,  previene en el futuro tener una vida sana

 

 

Anuncios google
 
Niveles ambientales de pólenes Página del Comité de Aerobiología
Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)
GEMA Guía Española para el Manejo del Asma
Alergia a abejas y avispas (himenópteros) Página del Comité de Alergia a Himenópteros
Comentarios recientes
Productos para las alergias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.