Archivo de la categoría ‘Alérgicos a picaduras de insectos’

Una segunda picadura de avispa aumenta un 30% el riesgo de una reacción grave

Los niños que ya han sufrido un picotazo de abeja o avispa tienen un 30 % más de posibilidades de padecer una reacción  sistémica o anafiláctica ante una nueva picadura.

AvispaLos síntomas que desencadenan una reacción sistémica o anafiláctica “incluyen hinchazón de la zona afectada y manchas rojas”. Hinchazón en otras zonas alejadas del lugar de la picadura, mareos, dificultad para respirar, taquicardia, bajada de tensión arterial, pérdida de conocimiento o incluso peligro de muerte.

Si aparecen estos episodios se deberá acudir de inmediato al servicio de urgencias más cer-cano donde recibirá tratamiento urgente con adrenalina y posteriormente se derivará al niño al Servicio de Alergia Pediátrica”

Los menores con alergia que hayan sido picados deberán además, de camino al médico, usar antihistamínicos en caso de inflamación o urticaria, y broncodilatadores si tienen dificultad respiratoria.

Pero el tratamiento más importante en caso de reacción grave es la inyección de adrenalina o epinefrina, por eso es recomendable  siempre que los padres de los pacientes ya diagnosticados ir acompañados de estos medicamentos en forma de dispositivo de adrenalina autoinyectable. Si continúan los síntomas de peligro y no se dispone de asistencia médica se puede repetir la dosis en 15 o 20 minutos”.

Las picaduras de abeja y avispas son mas comunes en primavera y verano, cuando hay más polen y las avispas y abejas están más activas. Por eso, se recomienda que los menores diagnosticados de alergia vistan con ropas poco coloridas y a ser posible con manga larga y pantalón largo, en sitios con gran afluencia de himenópteros, como en piscinas o en el campo, y que los menores no anden descalzos por el césped, donde anidan las avispas.

Sacudir ropa y zapatillas antes de ponérselas, usar repelentes para la piel cuando se está en el exterior y no utilizar cremas ni colonias demasiado perfumadas ya que atraen a los bichos, son otras pautas a seguir.

 

 

Las picaduras de insectos son más frecuentes durante la época estival

El riesgo de alergia a picaduras de insectos aumenta en verano

El riesgo de alergia a picaduras de insectos aumenta en veranoLas picaduras de abejas y avispas son más frecuentes durante la época estival que es la estación que aumenta la actividad de determinados insectos como avispas, abejas, moscas o mosquitos y es, por tanto, cuando más riesgo de sufrir picaduras existe.

Por ello, la asociación SEICAP ha aconsejado tomar precauciones, sobre todo si ya han sufrido una primera picadura, ya que las reacciones alérgicas suelen aparecer en la segunda picada.

De hecho, en la primera picadura puede quedar sensibilizado al veneno y sólo sufrir una hinchazón local de la zona, pero si ya ha desarrollado alergia, la segunda vez que sufra una picadura puede tener, en pocos minutos, una reacción sistémica o anafiláctica con síntomas de ahogo, picazón generalizado en todo el cuerpo, taquicardia, bajada de tensión arterial, mareo y peligro de muerte.

Evitar que se absorba el veneno con rapidez.

El remedio habitual contra el ataque de las avispas es aplicar frío en la zona  para evitar que se absorba el veneno con rapidez, es conveniente desprender el aguijón con una aguja o unas pinzas, evitando presionar para que no se extienda el veneno, y si fuera necesario, recurrir a un antihistamínico. También se puede practicar un torniquete si la picadura se ha producido en un brazo o pierna. En el caso de no tener antecedentes de alergia, sufra una picadura de insecto y empiece a sufrir síntomas graves, más allá de la hinchazón local, es recomendable acudir de inmediato al servicio de urgencias más cercano que le derivará al Servicio de Alergia Pediátrica

Para aquellos pacientes que ya han sido diagnosticados de ser alérgicos al veneno de avispas o abejas, el tratamiento es “muy efectivo”,  la persona se convierte en alérgica una vez que ya ha sufrido una de las picaduras, y que por tanto, hay pocas probabilidades de sufrir reacciones violentas durante el primer ataque, ya que después de la primera agresión, el paciente se sensibiliza al veneno sin darse cuenta. Pese a todo, el único tratamiento que resulta eficaz frente a las reacciones graves es la aplicación de vacunas, que tienen una eficacia inmune superior al 98% y al menos una duración de cinco años.  Los alergólogos instruyen como inyectarse adrenalina mediante un autoinyector que siempre deben llevar consigo para casos de reacción.

Aunque no son tan frecuentes como las de avispa o abeja, en verano también se pueden desarrollar alergias a las picaduras de otros insectos como las cucarachas, los mosquitos, las hormigas o las pulgas. Las reacciones a las picaduras de mosquitos suelen ser molestas y en algunos casos espectaculares, pero no son peligrosas para la vida. En cualquier caso, se aconseja el uso de insecticidas, repelentes para la piel cuando se está en el exterior y, en caso de picadura, el uso de alguna crema de tipo corticoide y antihistamínico para los picores.

 

 

Alergias (Picaduras de Insectos)

Picaduras de Insectos

Es de lo más común, en los países de clima húmedo y caluroso, ser picado por insectos en los meses de primavera y verano. La mayoría de las picaduras son algo molestas pero inofensivas y desaparecen a los pocos días. Pero algunas personas desarrollan una sensibilidad especial que pueden ocasionar problemas alérgicos de diferente intensidad.

Una reacción alérgica se produce cuando en el organismo humano, su sistema inmunológico, reacciona de forma exagerada frente al veneno del insecto. Esta reacción alérgica –anafilaxis- puede ser grave en algunas personas e incluso llegar a poner en peligro sus vidas al producirse una brusca caída de la presión sanguínea que llega a ocasionar la pérdida de conciencia, dificultad para respirar, inflamación de lengua y/o garganta, arritmias, edema pulmonar, parada cardio-respiratoria, llegando hasta la muerte si no se actúa con celeridad (jeringa de adrenalina y asistencia médica).

Lo común es una reacción alérgica local, de distinta intensidad, que responde a tratamientos con antihistamínicos o corticoides de uso tópico sobre la zona afectada en los casos leves y tratamiento oral o inyectable parenteral en los casos más serios.

Unos 800.000 españoles son alérgicos al veneno de abejas y avispas. El 60% de los afectados sufren riesgo de asfixia.

La alergia se trata inyectando extracto purificado de veneno.
El instrumento “más eficaz” para evitar la anafilaxia es la inmunoterapia (IT), consistente en la administración hospitalaria de extracto purificado de veneno de abejas y avispas.
La vacunación alérgica, que por norma general se suministra mensualmente durante unos cinco años -excepto en algunos casos-, “tiene hasta un 98% de efectividad en los casos de alergia al veneno de avispas y un 95% en cuanto a las abejas”.

Se debe llamar al 112 si la víctima tiene una reacción severa como:
Dificultad para respirar, respiración entrecortada o sibilante
Hinchazón en cualquier parte de la cara
Inflamación de lengua y/o garganta, Arritmia, Sensación de debilidad. Coloración azulada

 Consejos para evitar las picaduras de insectos

• Evite aproximarse o tocar paneles de abejas y nidos de avispas
• Si pasea por el campo o parques evite llevar ropa de colores llamativos y no emplee nunca colonias o lacas.
• En las ventanas y puertas instale rejillas para evitar el acceso de mosquitos y otros insectos. Utilizar insecticidas en las habitaciones para dormir.
• Si deposita ropa en el suelo sacudirla antes de volver a ponérsela.
• Utilice ropa larga que evite dejar al descubierto zonas extensas de piel o bien emplee repelentes tópicos para evitar las picaduras.
• Si viaja en coche mantenga los cristales de las ventanillas subidos.

Consejos para tratar las picaduras

• Aplicar hielo o compresas frías sobre la zona de la picadura.
• Si ve el aguijón, en caso de picadura de abeja, retire con sumo cuidado el aguijón con ayuda de unas pinzas evitando liberar más veneno.
• Lave la herida con agua y jabón neutro.
• No reventar las ampollas que se formen. Evitar rascarse para impedir una posible infección al contacto con las uñas.
• Aplicar amoníaco (que neutraliza o destruye el ácido de la toxina) evitando así la hinchazón y el picor en los casos más leves o alguna crema antihistamínica o corticoide para los severos o cuando ya se ha producido inflamación y prurito.
• Si realiza viajes o excursiones es recomendable llevar un kit de aspiración de veneno (jeringa aspiradora con varias boquillas de distinto calibre, de venta en tiendas de deporte, aventura y farmacias).
• Ante cualquier síntoma de anafilaxis (ya descritos en el primer párrafo) acudir a un centro médico.

Alérgicos a picaduras de insectos

Alérgicos a picaduras de abejas y avispas

Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) entre 800.000 y un millón de personas son alérgicas al veneno de avispas y abejas en España

La doctora Arantza Vega explica que, “aunque, la mayoría de los pacientes sufre reacciones locales como enrojecimiento, dolor, picor e inflamación en el punto de la picadura, muchos de ellos podrían sufrir una reacción generalizada (hipotensión, broncoespasmo y pérdida de conciencia)”.

La mayoría de las picaduras se originan durante los meses de verano, ya que la actividad, tanto de avispas como de abejas, aumenta en estos meses y la exposición de la población es mayor por el aumento de actividades al aire libre. Entre las comunidades autónomas que más casos de alergia figuran Andalucía, Galicia, Castilla y León y la Comunidad

Es aconsejable que las personas que han tenido una reacción alérgica tras una picadura de himenóptero acudan a un alergólogo para que éste les realice las pruebas pertinentes y en los casos que esté indicado, se les trate con la vacuna específica para el veneno causante de su alergia.

En los últimos años se está produciendo un aumento de picaduras de abejorros por su utilización en los cultivos de invernadero como agente polinizador. El abejorro provoca ocasionalmente reacciones alérgicas al veneno que inocula al picar, aunque es una especie considerada mucho menos agresiva que las abejas y con un alto poder de polinización, motivo por el que se utilizan en agricultura intensiva.


Anuncios google
 
Niveles ambientales de pólenes Página del Comité de Aerobiología
Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)
GEMA Guía Española para el Manejo del Asma
Alergia a abejas y avispas (himenópteros) Página del Comité de Alergia a Himenópteros
Comentarios recientes
Productos para las alergias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.