Archivo de la categoría ‘Alergia al Sol’

Consejos para pacientes alérgicos al Sol

Alérgicos al Sol

1.- Tomar el sol con precaución y de manera paulatina. Aunque en verano hay más horas de luz y aumenta los niveles de radiación solar, los efectos del sol están presentes los 365 días del año
2.- Utilizar crema solar de alta protección no perfumada, incluso los días nublados. La crema debe aplicarse por lo menos 20 minutos antes de exponerse al sol y debe repetirse su aplicación con frecuencia (aproximadamente cada 2 horas) o después de nadar o practicar deporte (incluso aunque se utilicen cremas resistentes al agua).
3.- En caso de que estén tomando medicamentos, consultar el prospecto para conocer las posibilidades reacciones de fotosensibilidad y, en caso de duda, consultar con el médico.
4.- Tener precaución con la vegetación, en especial si la exposición al sol se produce en praderas, bosques, parques, etc.
5.- Usar gorros y ropa  holgada que protejan de los rayos solares. Las telas blancas, sobre todo el algodón, la franela ligera y las telas que se adhieren a la piel, no ofrecen demasiada protección; cuanto más compacta sea la textura de la ropa, mayor será la protección solar que ofrece.
6.- Resguardar otras zonas del cuerpo que se suelen olvidar y que también sufren los efectos nocivos de la radiación solar, como los pies y las orejas.
7.- Evitar en lo posible  la exposición solar en las 11.00  de la mañana y las 16 horas de la tarde.
8.- Proteger cara y manos con el factor de protección solar más elevado que encuentre.
9.- Evite la exposición prolongada a las lámparas fluorescentes
10.- Coloque protecciones opacas a los rayos ultravioletas en los cristales de su coche

 *.- Es imprescindible acudir al especialista con el fin de conocer a qué se deben reacciones supuestamente alérgicas y aplicar un tratamiento específico.

 

 

Reacción fotoalérgica o Fotosensibilización

Otro tipo de alergia al sol, es la denominada “reacción fotoalérgica” o “fotosensibilización”, que aparece tras ingerir o aplicarse en la piel determinados medicamentos fotosensibilizantes y luego tomar el sol.

Se manifiesta mediante una erupción rojiza en la piel, que sufren las personas tras haberse aplicado sustancias tópicas como medicamentos, cremas solares, perfumes, desodorantes u otros. Esto se debe a que estas sustancias aumentan la sensibilidad al sol o fotosensibilidad.

Sólo una minoría de personas sufre esta patología, pero hay que ser prudente a la hora de detectar los síntomas y buscar un correcto diagnóstico, ya que, de no ser así, sus secuelas podrían alargarse.

Los medicamentos que pueden provocar reacciones fotoalérgicas  son un determinado tipo de analgésicos, antiinflamatorios, antibióticos, antihipertensivos, diuréticos, antiepilépticos, quimioterápicos, antiacné y antihistamínicos, por lo que haremos bien en avisar a nuestro médico si estamos tomando este tipo de medicación. Otros responsables frecuentes son: Cosméticos, filtros solares,  perfumes, productos industriales, agrícolas y ganaderos.

 

El diagnóstico de fotodermatitis alérgica se puede confirmar gracias a un fotoparche con el medicamento que nuestro médico sospecha que puede sensibilizarnos. El tratamiento es sencillo y podemos mejorar y recuperarnos en pocos días. Eso sí, no podremos utilizar ese determinado medicamento y tomar el sol a la vez nunca más.

Alergia al sol

Alergia al sol, no todas las reacciones que se muestran tras la exposición al sol, son de tipo alérgico, la mayoría se deben a la propia acción del sol sobre la piel (como simples quemaduras o acciones irritantes)

La alergia al sol más frecuente (erupción polimorfa lumínica) afecta aproximadamente al 2% de los individuos expuestos al sol. Impera en jóvenes, pero puede comenzar en la infancia o en la edad adulta tardía, siendo más frecuente en personas de piel clara. La causa es el resultado de la interacción de tres factores: la radiación, la piel y el foto sensibilizador.

La urticaria solar suele aparecer a los pocos minutos en que nos exponemos al sol. La piel se enrojece y aparecen habones dispersos, que tienden a confluir formando placas que desaparecen en horas al cesar la exposición, la erupción tarda entre 30 minutos y varias horas, hasta un máximo de 24-48 horas. Si no nos exponemos más al sol, las lesiones desaparecen completamente en cuestión de una semana, sin cicatrices.  Las lesiones salen habitualmente en los mismos sitios, (dorso de manos y antebrazos, escote, orejas, nariz, mejillas, etc.).
La alergia al sol provoca un intenso picor, cuya lesión principal en la piel es las ronchas con o sin ampollitas,  eczema, etc. La alergia no empeora en sucesivas exposiciones, pero se repite habitualmente, siempre que el afectado se expone al sol con la misma intensidad.  En los casos más graves, puede producir mareos, ahogo, cefaleas y síncope.

Si a pesar de un uso adecuado de fotoprotectores tópicos y orales, nos salen ‘granitos’ solos o con pequeñas vesículas; el tratamiento correcto es el uso de corticoides tópicos y antihistamínicos orales. Es conveniente su uso bajo control médico, o en su defecto por consejo farmacéutico. En cualquier caso, se debe evitar la exposición solar en las horas de máxima intensidad solar y consultar al dermatólogo para conseguir un diagnóstico y tratamiento correctos. No se deben utilizar nunca antihistamínicos tópicos pues producen muchas sensibilizaciones y alergias, ni tampoco debemos tomar rayos UVA para intentar desensibilizarnos por nuestra cuenta.

Anuncios google
 
Niveles ambientales de pólenes Página del Comité de Aerobiología
Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)
GEMA Guía Española para el Manejo del Asma
Alergia a abejas y avispas (himenópteros) Página del Comité de Alergia a Himenópteros
Comentarios recientes
Productos para las alergias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.