Archivo de la categoría ‘Alergia a los Ácaros – (Alergia al polvo)’

Los primeros síntomas de la alergia a ácaros aparecen en otoño

El otoño trae los primeros síntomas de la alergia a los ácaros

El otoño trae los primeros síntomas de la alergia a los ácarosEl otoño y el comienzo de las primeras lluvias determinan el aumento de la humedad ambiental así como la puesta en marcha de las calefacciones, lo que provoca una menor ventilación de las viviendas por la llegada del frío.

Con la llegada del otoño surgen  los primeros síntomas de la alergia a ácaros, debido a que en esta época del año se dan las condiciones de humedad y temperatura que necesitan estos organismos para su proliferación en el ambiente. Para el presidente de la SEIAC, el doctor Tomás Chivato, los síntomas de esta enfermedad, como la congestión nasal, estornudos, asma y enrojecimiento de la piel, se presentan en otoño con más frecuencia que en verano o primavera.

En cuanto a la prevalencia de las personas que padecen alergia causada por ácaros, el médico del Servicio de Alergia del Hospital de Basurto en Bilbao, el doctor Ignacio Jáuregui, apuntó que los estudios epidemiológicos llevados a cabo en España estiman una prevalencia de alérgicos en torno al 22% de la población general, y de ellos uno de cada cuatro tiene alergia a ácaros, lo que arroja una prevalencia en torno al 5,1% de la población general.

El desarrollo óptimo de los ácaros se produce a temperaturas de entre 20 y 25 grados con una humedad relativa del 75%. Por debajo del 65% de humedad relativa no se observan poblaciones viables, y por debajo del 45% los ácaros desaparecen del todo.

Los especialistas destacaron medidas para luchar contra la alergia a los ácaros, como las formas de control ambiental dirigidas, por un lado, a reducir las poblaciones de ácaros (disminuyendo la humedad relativa y la temperatura), y por otro lado, a aislar, eliminar, desnaturalizar o inactivar sus alérgenos. Estas medidas de control ambiental constituyen hoy en día uno de los tres pilares fundamentales del manejo de la alergia a ácaros, sumado al tratamiento farmacológico y a la administración de inmunoterapia con extractos hiposensibilizantes (vacunas alergénicas)

 

 

Alergia a los Ácaros

Alergia a los Ácaros  –  (Alergia al polvo)

Las personas alérgicas a los ácaros del polvo tienen un grave problema porque lo sufren tanto en su trabajo como en la propia casa.

El ácaro (dermatophagoide pteronyssinus) es el parásito más común en el hogar y prolifera en cualquier lugar donde se acumule el polvo (cortinas, sofás, camas, estanterías, cortinas, etc.). Se alimenta de esporas de moho, de escamas de piel humana, de escamas de insectos y restos orgánicos.

Los ácaros del polvo, incluyendo pequeños fragmentos de ácaros muertos, son la causa principal de la alergia al polvo. Un solo gramo de polvo puede contener hasta más de 1.000 ácaros.


La reacción alérgica la produce el contacto e inhalación de sus excrementos microscópicos que se suspenden en el aire por causa de cualquier movimiento que hagamos. De ahí la importancia de buscar métodos para minimizar el riesgo de alergia eliminando los ácaros del lugar de presencia de la persona alérgica (domicilio, trabajo, coche, etc.)

Existen en el mercado varios aerosoles, con ingredientes activos de efecto acaricida, fungicida y desinfectante, que cumplen en un tanto por ciento elevado esa función.

El método de utilización es el siguiente:

Se pasa la aspiradora meticulosamente por los espacios donde se desarrollan los ácaros (colchones, moquetas, alfombras, etc.) y se aplica el aerosol pulverizando todas las zonas. Se deja actuar el producto, que ataca tanto a los ácaros adultos como a sus larvas y huevos, durante un par de horas -con las ventanas abiertas- y, transcurrido ese tiempo se vuelve a pasar la aspiradora (con filtro especial anti-ácaros) para eliminar todos los residuos. Lo recomendable es repetir el tratamiento una vez al mes.

La humedad y el calor favorecen la proliferación de los ácaros por lo que no es recomendable pasar del 50% y de los 25º C de temperatura ambiente. Mueren a partir de los 56ºC por lo que se recomienda lavar la ropa de cama, preferiblemente de algodón, por encima de esa temperatura.

Ropa de cama para personas alérgicas

Actualmente existe ropa de cama especial (fundas de almohada y colchón) y rellenos de almohadas y edredones que se fabrican con fibras acrílicas antialérgicas. Están confeccionadas de unas fibras sintéticas que impiden que se desarrollen y rompen su cadena alimenticia.

Anuncios google
 
Niveles ambientales de pólenes Página del Comité de Aerobiología
Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)
GEMA Guía Española para el Manejo del Asma
Alergia a abejas y avispas (himenópteros) Página del Comité de Alergia a Himenópteros
Comentarios recientes
Productos para las alergias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.